“LOS LÍMITES SE HAN ROTO” por eduardo sanguinetti

“LOS LÍMITES SE HAN ROTO”, un viejo slogan aplicable al estado de cosas que vive y sufre Argentina hace un largo tiempo, potencializado en esta llamada era K. Las impresiones dominantes en las superficies, adhiriendo en mi deseo de cambio de lo ‘nuevo’, porque es preciso, indispensable y necesario contestar a este sistema imperante de inoperancia, oportunismo, desmemoriado, discriminatorio y clientelista en su deconstrucción de una Nación a cuenta y riesgo del pueblo que la habita, hoy en su mayoría imposibilitado de dar vuelta todas las previsiones , incluso recientes, de los profetas sociológicos de los funcionarios condicionados, impunes y temerosos. que me hacen poder decir “LOS LÍMITES SE HAN ROTO”.

Ya conocemos las dificultades que que tenemos los que intentamos comunicar excitaciones e inquietudes que devengan en un cambio de paradigma, desde un ambiente ‘totalmente en movimiento’ a otro el que instaló el sistem ”totalmente cerrado’…sabemos basta mostrar un mínimo de entusiasmo o participación frente a un país “que lo está poniendo todo en discusión”, para que nos caigan encima las reacciones de la iracunda pereza, las ironías de la periferia que se toma por centro, los escarnios del escepticismo “que la sabe lunga”…con la “falsa modestia”: con problemas sociales espectaculares de indigencia, pobreza y discriminación, los diversos sectores de cada espacio de poder están pareciera definitivamente arreglados, sumergidos a voluntad perversa y pervertida en una fase de indefinido, satisfecho estancamiento.

Aunque ahora, basta un lustro, para para individualizar las características del nuevo ‘sistema’ que se ha venido soldando en el inicio de este milenio: una negligente autocomplacencia, un calculado aprovechamiento político de “maneras” y “manías” simpáticas para los alcahuetes de turno, una desmesurada avidez de alabanzas sistemáticas (6 7 8 dixit) ¿con qué finalidad?, una temible intolerancia desde este poder omnímodo que pretende manejar nuestras vidas, y la censura inmediata de cualquier disentimiento crítico que presente el ‘peligro’ de algún diálogo serio, de poner en juego algunos valores hoy inexistentes

¿Qué ha sucedido? un sistema político-cultural artificiosamente unitario, animado de contradicciones fundamentales y repugnancias reprimidas, sin dialectica, contestación u oposición, sin fermentos, inmóvil, salvo en los actos de ‘festejo’ a ellos mismos por ellos mismos…con sus falsos problemas y controversias artificiosas, nos han robado la ilusión a todos los que no nos cansábamos de repetir con un entusiasmo que no podía ser disimulado, frente a la apertura democrática y la caída de la Dictadura, un mundo a vivir, a pesar de los personeros de que desde los medios trabajaron para todo tipo de gobiernos y los empresarios, siempre los mismos, en situación standard en oferta a quién sea…todos estas bestias que preveían y planificaban, una nivelación cada vez más deprimente de los niveles cualitativos hacia planos cada vez más bajos, al alcance de los hombres del futuro, los de HOY, gradualmente más condicionados e imbéciles.

La multiplicidad de acontecimientos que se vienen produciendo, determinan un aflojamiento del todo en lo referente a la ética, al ‘deber ser’ de una Nación que se diluye irremediablemente…sabemos muy bien que la ‘historia’ de la libertad de expresión avanza a pasos minúsculos…alguna causa célebre y para archivar, que sirve al poder para llevar adelante, un situación comprometida en el manejo de un Estado inexistente.
Este acrecentamiento de una realidad patética, se transformará en vértigo hasta haber alcanzado el cenit de su simulación.
Es imposible determinar la indeterminación, porque en su lugar aparece la hiperdeterminación, es decir la redundancia de la determinación de una existencia a presión que nos quieren instalar, como apelación al vacío y lo aleatorio que se ancla en la hipertelia: más disfuncional que una naturaleza muerta, observada por un ciego.
Eduardo Sanguinetti


About this entry