LA AUSENCIA DE SENTIDO EN LA SOCIEDAD DE LA MENTIRA

En mi ensayo: “El Pedestal Vacío” (1994), en lo que amplío mi certezas acerca

de la mentira, como golpe constitutivo de discontinuidad
y del demonismo como metáfora de la realidad,
convoco a la vez los fantasmas de a los que se
refirieron tantos notables intelectuales destructores de las
evidencias simuladas, que instaló el poder a lo largo de la historia,
que hoy reaparecen por todas partes a modo de mentiras de ninguna
verdad. Las corporaciones mediáticas y la web con todas sus redes en acto,
provocan la apertura un espacio de una realidad fantasmal. No tengo
dudas que la tecnología de punta, en lugar de alejar fantasmas, abren
el campo a una experiencia en la que la imagen no es ni visible ni
invisible, ni perceptible ni imperceptible, simple y tragicamente un
recuerdo escindido…
Eduardo Sanguinetti

 

Advertisements

About this entry