Declaración de los Derechos del Profesional Médico.

¿ Es posible que los médicos también tengamos derechos ?

Sí, entonces luchemos para lograr que se cumplan.

Los foros internacionales y también los argentinos, han puesto en los
últimos años, un especial énfasis en desarrollar aspectos
vinculados a los derechos correspondientes a los más diversos
sectores de la sociedad.

Por razones que desconozco se ha puesto mayor interés en regular con
más vigor los derechos que las obligaciones. Es un tema
controvertido y poco conocido por nosotros mismos, pero la
experiencia ha demostrado que algunos de los aspectos que
parecen hasta reiterativos y poco novedosos, no son tan obvios
como parecen en la práctica diaria.

El médico tiene los siguientes derechos :

1.- A sentirse gravemente injuriado cuando los medios de
comunicación informan negativamente sobre su conducta o labor
médica en ausencia de una sentencia condenatoria.

2.- A sentirse gravemente ofendido por las calumnias emitidas en
juicio y a obrar judicialmente en contra de los calumniadores.

3.- A tener la libertad sin que se infrinja ninguna norma ética,
de litigar en contra de paciente y abogado, cuando el juez desestima
la demanda realizada en su contra o cuando la misma se
fundamente en hechos no verídicos
o que busquen exclusivamente el lucro o el desprestigio.

4.- A cobrar remuneraciones dignas y justas, y a recibir todo el apoyo
de la sociedad.

5.- A recibir por parte de las instituciones todos los
elementos y recursos humanos, materiales y técnicos que sean
necesarios para una correcta prestación médica según las normas
éticas y el lex artis. (correcta actuación profesional)

6.- A la libertad de opción para formar parte de cualquier tipo de
institución perteneciente a la esfera médica o no, aunque lo obligue
la Ley o los usos y costumbres a una afiliación o a algún sistema
especial de adhesión obligatoria para poder ejercer su labor.

7.- A rechazar la atención de cualquier paciente, con la excepción de
los casos de urgencia o cuando peligre la vida del mismo o no exista
otro profesional para la atención de su consulta, sin que deba
explicitar las razones.

8.- El médico en relación de dependencia, tiene el derecho a que se
respete su jornada laboral y sus horarios de descanso, a gozar de
los beneficios de una cobertura médica para él y su familia, y a no
realizar prestaciones sin las condiciones y normas de bioseguridad en
su lugar de trabajo, para lograr el adecuado resultado final de los
objetivos médicos.

9.- A poder actualizarse permanentemente en su especialidad y
a recibir licencia con goce de sueldo por este motivo.

10.- A no aceptar órdenes de empleadores o del Poder
Judicial, cuando las mismas vulneren a su criterio normas
éticas o creencias religiosas, fundamentalmente en casos donde
no existe peligro inmediato de riesgo de muerte en el paciente.

11.- A postularse para cualquier trabajo, sin que sea
discriminado por cuestiones religiosas, políticas, raciales o de
lugar de nacimiento.

12.- A una amplia libertad para prescribir medicamentos o solicitar
cualquier tipo de exámenes sin que nadie pueda interferir en
su potestad para estos actos médicos.

13.- En los casos de acusaciones por mala praxis, independientemente
de las sentencias judiciales debe tener la de los tribunales
especiales de sus pares en cada caso que exista una demanda.
También le asiste derecho a que la misma sea publicada sin costo de
su parte.

14.- A no ser maltratado por los pacientes, sus familiares,
ni humillado por sus empleadores.

15.- A tener libertad para dedicarle a los pacientes el tiempo
que considere necesario para su atención.

16.- A rechazar propuestas técnicas emanadas de personal no médico.

17.- A recibir los cuidados de salud que imponga la legislación
vigente para cualquier empleado.

18.- A sentirse agraviado cuando con su trabajo se financie
a cualquier institución.

19.- A tener la libertad para discontinuar sus tareas cuando
cualquier institución no abone sus honorarios en tiempo y forma.

20.- A disponer de cualquier historia clínica en la que tuvo
algún tipo de actuación profesional.

21.- A no ser tratado como un delincuente o asesino durante
el periplo del juicio.

22.- A no recibir daños contra su salud en sus lugares de
trabajo, sirva de ejemplo los restos de gases anestésicos en el área
del quirófano o agresiones por agentes físicos o bacterianos.

23.- A ser considerado una víctima mas del sistema que considera a la
salud como un bien de consumo.

24.- A ser comprendido y recibir los atenuantes correspondientes,
cuando en juicio se demuestre por testigos validos, el acoso moral y
los condicionamientos que las instituciones muchas veces ejercen sobre
ellos.

25.- A exigir de las sociedades representativas de cada
especialidad, las normativas y consensos, basadas en la
evidencia, para el diagnóstico y tratamiento de las principales
patologías.


About this entry